lA LEYENDA DEL CHIPILÍN

Cuenta la leyenda maya, que Chac, dios de la lluvia, estaba enamorado de Ixchel, diosa de la luna, pero su amor no fue correspondido. Por despecho, Chac cubrió el cielo con un manto de nubes negras para que nadie pudiera ver a Ixchel. Tres años el cielo estuvo cubierto de nubes y lluvias incesantes, las cosechas se perdieron y los ríos se desbordaron: el pueblo iba a morir.Entonces Ixchel decidió casarse con Chac y así terminaron las lluvias. Pero ella escapó de inmediato en forma de pequeñas hojas, las cuales cubrieron los campos; estas hojas se comían y así se salvó el pueblo de morir. Nuestros ancestros las llamaron “Chepil-Ix”, que significa “hojas de luna”.



“Chepil-Ix”, que significa “hojas de luna”.


39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo